first

Aki

Tiempo después de adoptar a Gâteaux, en la portería de nuestro conjunto apareció un gato bebé en muy mal estado: estaba enfermo, tenía una orejita rota, venía sucio y flaquito. Decidimos subirlo al apartamento para cuidarlo un poco mientras se aliviaba, pero en seguida nos enamoramos de él perdidamente. Como nos gusta el cine, lo asociamos con el protagonista de la película Un hombre sin pasado, del finlandés Aki Kaurismäki: malherido, sin memoria y muy noble. Como el personaje no tiene nombre, acabamos llamándolo Aki, como el director.

10670266_10152861000069974_1978057465908411390_n

Los primeros días fueron terribles. El gatito estaba muy enfermo, con una infección estomacal fuerte, parásitos, gran debilidad, además de su oreja mermada. Gâteaux, amo y señor de la casa y la familia, sintió que perdería su reino y lo rechazó en un principio, así que los teníamos que mantener separados. Hasta que no se aliviara no se podía vacunar, y una noche incluso pensamos que lo perderíamos. Sin embargo, el amor, la leche especial para gatitos, los consentimientos y algunos remedios lograron su cometido. Además, Gâteaux finalmente lo aceptó al tercer o cuarto día, y desde entonces se dedicó a cuidarlo y enseñarle todo. Con paciencia, se dedicó a lamerle su orejita, que sanó pronto, aunque nunca recuperó del todo su tamaño ni su movilidad.

Aki, el callejero sucio y despistado, que no sabía comer ni usar la arenera, pronto se convirtió en un lord (es el que está abajo, en el centro del sofá): a diferencia de Gâteaux, nunca dañó un mueble, no tumba nada, no ensucia ni hace alboroto. Es especialmente tímido, dulce, consentido y dormilón. No es tan ágil ni tiene muy desarrollado su instinto cazador. Durante el primer año siguió siendo enfermizo y aún le hace daño la comida si no es de la mejor calidad. Le gusta dormir arrunchado toda la noche entre la pareja en la cama matrimonial.

551127_10152262329264974_1240823037_n

A %d blogueros les gusta esto: